1. “Entrena donde estás: cuesta resistirse a comparar a tu yo actual con yo más en forma. Superar esta urgencia es clave. Cuando tu cronómetro o reloj ya no es una herramienta sino tu propio instrumento de terror, es hora de dejarlo (¿a quién le va a importar?). Acepta tu estado actual sea el que sea. Abraza la realidad como base sobre la que construir de forma entusiasta.
  2. La consistencia gana: cierto sea cual sea la edad (y aplicable a todas las facetas de la vida) pero cuanto mayor me hago más importante es. Lo que que hacer diariamente/incrementalmente excede de lejos en importancia el volumen y/o la intensidad del resultado. Aclarar. Repetir. La sostenibilidad reina de forma suprema.
  3. Las Pequeñas Cosas Son Las Grandes Cosas: La Juventud permite indulgencia. Pero la edad no perdona, revela. Lo que se pasaba por alto no se desmiente con el paso del tiempo. Así lo que alguna vez ha sido secundario u opcional ahora tiene un papel fundamental.

    Especificamente esto significa darle la mayor importancia a la nutrición, recuperación, sleep, core, fuerza funcional, movilidad, estiramientos – la lista de colada es larga pero te haces una idea. Son cosas aburridas que absorben tiempo de ‘el propio entrenamiento’ que deben convertirse en ‘el propio entrenamiento’.

    He aprendido mi lección por las malas, ahora con problemas de espalda que se que podría haber prevenido siguiendo el consejo que te acabo de dar pero no seguí yo mismo hasta que el problema se manifiesta.

    Debo añadir que todo lo anterior es aplicable y relevante más allá del problema de la edad a otras áreas de fitness, prevención/recuperación de lesiones y la vida y el bienestar general.

    Para terminar, es un tiempo emocionante para esta vivo como un atleta mayor. Mire donde mire veo barreras de edad y capacidad siendo derribadas de forma espectacular. Creo que acabamos de empezar a palpar los que es verdaderamente posible. Y estoy aquí para todo ello. Espero que este hilo sea útil ✌️🌱.”

Rich Roll

A %d blogueros les gusta esto: