Ir al trabajo en bici en Alicante

En inglés, para referirse al desplazamiento diario que realizamos ya sea al trabajo o a la escuela, se usa la palabra ‘commute’, y creo que es un concepto que no se usa en castellano, y cuya traducción más próxima creo que sería: desplazamiento o trayecto…

Ir a trabajo o a la escuela en bicicleta está ganando adeptos en los últimos años, a pesar del riesgos de seguridad y dificultades varias que entraña para los que se atreven. Esta semana he ido a trabajar en bici 4 días, y mañana probablemente vuelva a ir para hacer pleno. Sin duda, ir al trabajo en bici engancha.

Lo positivo

Sin duda, ir al trabajo en bici engancha. Personalmente, me gusta ir en bici ( y a quién no!) y además me permite mantenerme realizar un pequeño entrenamiento, aunque sea de baja intensidad, ya que para evitar pasar por la ducha intento ir a un ritmo cómodo. En el trayecto que he realizado hoy, a la ida he recorrido unos 5 kilometros con un desnivel de 53 metros, y para que hacernos una idea de la intensidad, mi frecuencia cardiaca media ha sido de 126 lmm, con un pico de 149.

Voy tranquilo y la mayor parte del trayecto disfruto del paseo en bicicleta, me mantengo en forma y además cumplo con mis anillos, de esto hablaré otro día que no me quiero ir por las ramas. Quizás, hecho en falta un entrenamiento de calidad, pero bueno, esto lo puedo hacer los fines de semana.

Esta semana he enlazado una racha de 4 días cuando mi idea inicial era probar un día… hay cosas que no se cómo explicarlas, e lo que me transmite ir en bici es una de ellas.

Seguridad

A día de hoy, las bicis siguen siendo una excepción en el tráfico, personalmente tengo la suerte de poder usar carril bici casi en la totalidad de mi desplazamiento, pero aun así tengo que realizar bastantes cruces en calles y algún semáforo. En mi opinión, a la hora de cruzar es donde los ciclistas son más vulnerables, por eso lo que se debe hacer es parar (stop) y mirar antes de cruzar, o aminorar la marcha de forma que nos permita mirar a ambos lados y asegurarnos que cualquier coche que se acerque vaya a parar; independientemente de que tengamos preferencia a la hora de cruzar. Por cierto, recordad que las bicis al ser un vehículo no tienen prioridad de paso en un paso de peatones y que circular por una acera puede acarrearnos una multa.

Preparación e incomodidades varias

Es recomendable planificar el recorrido e incluso realizarlo tranquilamente un día que no tengamos que ir al trabajo, y así nos haremos una idea de lo que tardaremos en realizarlo. Al tiempo de trayecto debemos sumar el tiempo para asegurar nuestra bici una vez lleguemos a nuestro destino y el tiempo que necesitemos para recuperarnos y cambiarnos. Personalmente, creo que es recomendable añadir media hora al tiempo de trayecto y lo que tardemos en sacar la bici a la calle.

Lo anterior deberemos ajustarlo a detalles como si disponemos de un parking de bicis en nuestro centro de trabajo, si disponemos de algún sitio donde podamos cambiarnos de camiseta y realizar un pequeño aseo, mi recomendación: toallitas de bebé y desodorante. Para esta época del año, en la que las temperaturas ya son altas he optado por salir de casa en pantalón corto y al llegar cambiarme y ponerme unos vaqueros que tengo en el trabajo.

Para terminar, también recomiendo llevar la espalda despejada y hacer una pequeña inversión en un portaequipajes, lo primero nos evitará una mayor sudoración ya que lo segundo nos permitirá llevar cosas que necesitemos, como por ejemplo alguna ropa de cambio.

Recordad: “Tengan cuidado ahí fuera”.

A %d blogueros les gusta esto: