Cómo ganar dinero desarrollando una app

Cómo ganar dinero desarrollando una app

El dinero es un tema muy personal, y es importante que tengas claro cuál es tu relación con él, y cuál va a ser la relación de tu app con él, desde el principio. No quiero decir que si quieres monetizar tu app lo tengas que hacer desde el principio, pero sí deberías tener claro si te gustaría o no monetizarla.

Si estás aquí es indicio clarísimo de que en algún momento, te gustaría monetizar tu app. Ya sea para obtener unos ingresos extras o para que la app sea tu principal fuente de ingresos. Vivir de una app, durante un tiempo, digamos unos meses o un par de años, es muy difícil pero no imposible. Ahora bien lo que es realmente complicado es vivir de tu app a lo largo de los años. Ten en cuenta que cada vez tendrás más competidores, incluso estos podrían llegar a ser grandes competidores tipo Microsoft o incluso los dueños de la plataforma, Apple o Google.

Cómo la monetización puede impulsar el desarrollo de tu app

Dependiendo de tu relación con el dinero este podrá ser una motivación mayor o menor, pero en cualquier caso será un factor importantísimo para impulsar tu app, junto con tu pasión por la temática de tu app y las habilidades que poseas para su desarrollo.

Tu app debería localizarse en la intersección de los tres círculos que representan:

  • Pasión: Tu pasión por su temática
  • Dinero: Posibilidades de monetizarla
  • Habilidades: Tus habilidades para desarrollarla.

Las 4 formas de monetizar

Existen 4 formas de monetizar directamente tu app, y son estas:

  • Publicidad
  • Pago por descarga
  • Suscripción
  • Pagos in-app

Publicidad

La publicidad es una forma de monetizar con muchos años de tradición en medios como la televisión y la radio, por lo tanto, no se trata de una moda y es un modelo que funciona. Esto no significa que no tenga inconvenientes.

Inconvenientes de la publicidad

Uno de principales inconvenientes de la publicidad es la búsqueda de anunciantes, esto es algo que puede ser difícil y requiere muchos recursos. Las redes de publicidad solucionan este inconveniente, pero también tienen sus propios.

El mercado publicitario es muy volátil. Cuando la economía va mal o una empresa tienen problemas, suelen recortar presupuesto de marketing. Por lo tanto habrá menos dinero a repartir entre los diferentes soportes publicitarios, entre los que se encontrará tu app.

Por otro lado, la publicidad se basa en campañas y estas se desarrollan en momentos puntuales del año: Navidad, Verano, San Valentín, Black Friday, etc. Dependiendo de la temática de nuestra app y nuestros usuarios tus ingresos publicitarios pueden fluctuar en mayor o menor medida, y podrías tener meses en los que ganas mucho y otros en los que ganas muy poco.

Además el diseño y la usabilidad de tu app se verán afectados en mayor o menor medida, al tener que integrar los anuncios.

Ventajas de la publicidad

No todo es malo en la publicidad, también tiene cosas buenas. Gracias a la publicidad se puede monetizar sin tener que el usuario tenga que pagar por usar tu app. Esto elimina una barrera muy importante de acceso a tu app, ya que si es gratuita la usará más gente que si no lo es. 1

Otro aspecto positivo es la recurrencia de ingresos, ya que una vez llegas a una masa crítica de usuarios y estos usan tu app de forma recurrente, tus ingresos también lo serán aunque sufrirán fluctuaciones a lo largo del tiempo y los diferentes períodos del año, como ya he comentado antes.

La recurrencia de tus usuarios es un punto importante, si tu app consigue que el usuario vuelva cada semana, cada día, o incluso varias veces al día, los ingresos por publicidad también lo serán.

Y por último, la publicidad nos permite monetizar cada usuario de nuestra app de forma dilatada en el tiempo, es decir, cada usuario puede generarnos ingresos mientras siga siendo usuario activo de nuestra app.

Redes de publicidad

Las redes de publicidad son intermediarios entre los anunciantes y “publicadores” de anuncios. Su intermediación se realiza de forma automática, por un lado disponen de soportes donde publicar anuncios y por otro lado disponen de anuncios listos para publicarse. Como publicadores simplemente deberemos añadir en nuestra app el código que nos facilite la red de publicidad, y automáticamente nuestra app empezará a mostrar anuncios.

No existe contacto entre anunciantes y publicadores, la red de publicidad se encarga de la gestión de anunciantes y publicadores. No tener que buscar y vender nuestro soporte a anunciantes es muy cómodo, pero tendremos que pagar un precio muy alto. La red de publicidad sólo nos pagará una parte del dinero ingresado por los anuncios, el resto, una parte importante se lo quedan ellos.

La mayor red de publicidad disponible para desarrolladores es Admob de Google, es el equivalente a Adsense en el mundo de las apps. La principal ventaja de usar Admob es que su cobertura, es decir, capacidad para servirnos anuncios es muy grande. Es posible que encontremos redes más rentables pero que su cobertura sea menor y un alto porcentaje de las solicitudes de anuncios no sean servidas.

Tipos de anuncios

Los tipos de anuncios típicos son: banner, intersticial, video y videos recompensado. Cada uno de ellos tiene sus características propias que iré comentando a continuación.

Banner

El banner es un formato de anuncio casi tan antiguo como Internet, y al que estamos bastante habituados. Los banners de las apps son muy similares a los que podemos ver en las páginas web, aunque con alguna diferencia. Por ejemplo, además de una imagen y texto pueden incluir un botón de descarga, si lo que anuncia es una app.

El tamaño más usado es el banner de 320×50 que ocupa una franja en la parte superior o inferior de la pantalla. Si lo ubicamos en la parte superior nos aseguramos una mayor visibilidad, ya que leemos de arriba a abajo y de izquierda a derecha. Por otro lado, en la parte inferior está más cerca del dedo pulgar si el usuario coge el móvil con una sola mano. Si el banner es de tipo ppc o pago por clic, solo ganaremos dinero cuando el usuario lo toque.

Existen otros tamaños como los de forma cuadrada que se usan mucho en apps que incluyen contenido de texto ’scrollable’.

El formato banner tiene una buena cobertura, y es relativamente sencillo integrarlo en nuestra interfaz sin molestar al usuario, pero no es el formato más rentable.

Intersticial, vídeo y vídeo recompensado

A diferencia de un banner, un intersticial o un vídeo al ocupar toda la pantalla sí que interrumpe en mayor o menor medida el flujo de la app y la experiencia de usuario. Por ello debes usarlos en momentos adecuados y con mesura. Por ejemplo, Spotify reproduce los anuncios entre canción y canción, nunca en mitad de una de ellas, si lo hiciese afectaría demasiado a la experiencia de usuario.

Para los desarrolladores la parte positiva es que son los formatos más rentables, concretamente Admob habla de hasta un ratio de x4 respecto a los banner tradicionales.

Pago por descarga

El pago de por descarga es el modelo clásico de venta de software, con la diferencia de que cuando un usuario compra una app normalmente obtiene el derecho a descargarla en todos sus dispositivos de la misma plataforma.

Este modelo funciona muy bien en apps de tipo nicho y donde la competencia no es muy grande. Además, también puede suponer el complemento ideal para otros modelos. Por ejemplo, para una misma app podemos publicar dos versiones:

  • App gratuita con publicidad y funciones limitadas
  • App de pago con todas las funcionalidades y sin publicidad

Este último modelo es que el que he usado para monetizar IBEX App para iOS.

Suscripción

El objetivo del modelo de suscripción es proporcionar unos ingresos recurrentes. Para que el usuario se suscriba la propuesta de valor de tu app tiene que estar clarísima, de lo contrario el usuario no añadirá otra suscripción más. Debemos preguntarnos, ¿cuantas suscripciones puede mantener un usuario? ¿Mi app merece estar entre esas suscripciones? ¿Es vital para el usuario?

Pagos in-app

Los pagos in-app se realizan dentro de tu aplicación y normalmente se usan para eliminar publicidad, desbloquear funcionalidades, evitar límites o adquirir objetos virtuales. Este modelo es ideal para implementar modelos de negocio freemium, es decir, la app es gratuita pero si el usuario quiere usar una funcionalidad avanzada, eliminar un límite o la publicidad, tiene que pagar por ello dentro de la propia app.

Su principal ventaja es que permiten el uso de la app a usuarios que no están dispuestos a pagar por ella, en momento dado pero quizás lo hagan después de haberla probado, haber alcanzado uno de los límites o tras probar una funcionalidad premium.

Conclusión, deja que el usuario elija

Prueba todos los modelos posibles y que puedan ser rentables para ti, y deja que sea el usuario el que decida cuál prefiere.

  1. Que el usuario no tenga que pagar no significa que no tenga un coste para él, hay una frase que dice “Cuando usas un servicio gratuito el producto eres tu”, es decir, tú no eres el comprador, tú, tus datos, tus comportamientos, tus aficiones …. en definitiva tú, es lo que alguien ha comprado o comprará. Las razones para “comprarte” pueden ser muy diversas, pero lo más normal es que sea para venderte algo a tí o a alguien que se parezca a tí. ↩︎

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *